The Amazing Spider-Man 2: No tan “amazing”

Otra película de superhéroes más. Sin duda, el género que está llenando las arcas de los productores de Hollywood en los últimos tiempos. Sony no quiso quedarse atrás y hace dos años decidió reiniciar la saga Spider-Man. Con Andrew Garfield y Emma Stone a la cabeza, consiguió un toque más juvenil y simpático que logró convencer a la crítica norteamericana. Pese a la reciente trilogía de Sam Raimi, el público acudió a las salas y la película recaudó $752.000.000 (el presupuesto era de 230 millones).

Está segunda entrega es más grande pero no tan espectacular como prometía. Su antecesora -la cual me gustó e incluso me sorprendió en algunos momentos- sólo contaba con el lagarto como enemigo y era una cinta más sencilla y directa. En esta ocasión Sony y Marvel siguen el camino marcado en Los Vengadores y junta a varios personajes en pantalla. Tenemos una vez más al Duende Verde, protagonizado en esta ocasión por Dane DeHaan. En la piel de Harry resulta bastante inquietante pero su caracterización como Duende no me ha convencido la verdad. Electro en cambio es bastante más espectacular. Por último, veremos brevemente a Rhino y a Felicia. El lagarto estaba bien, pero no cabe duda de que en este sentido la película ha crecido.

En cuanto a la trama, un prólogo nos cuenta detalles del pasado y es en la primera secuencia de acción cuando conocemos a Max Dillon, interpretado por un correcto Jamie Foxx. El guión también se centra en la relación de Peter y Gwen, y posteriormente introduce a Harry. Interesantes y necesarios minutos, aunque sin muchos alardes. Es en Times Square cuando la película da rienda suelta a los efectos especiales y las chipas y los rayos toman el protagonismo. Una espectacular secuencia de caos y acción que prometía ser el aperitivo de las batallas.

Captura de pantalla 2014-04-14 a las 13.55.43

A continuación la película se relaja y sigue contando las diferentes subtramas. Bajo mi punto de vista se entretiene más de lo debido. Lógicamente tiene que haber un hilo narrativo, hay que unir los hechos y avanzar en la historia, pero los guionistas se olvidan de la acción y focalizan en el romance de la pareja. Este tramo tenía que haber estado mejor estructurado, o al menos acortado en 15 minutos. Hay que aclarar que aunque la duración de la película es excesiva, esta no se hace pesada en ningún momento.

En el desenlace esperaba una batalla más espectacular y más larga de la que vemos. Si en la primera película el lagarto protagonizaba varias escenas de acción, en esta Electro aparece en apenas dos ocasiones y el Duende Verde sólo al final. Puede entender que el Duende Verde sea un personaje muy visto y por ello su protagonismo se vea reducido. Sin embargo creo que Electro está muy desaprovechado. Webb prefiere introducir el elemento dramático –quizás se sorprendan si no son fans de los cómics- y nos ofrece una batalla un poco insulsa. A estas alturas hay que exigir un final mucho más emocionante. El leve anticipo de lo que nos espera en la tercera entrega nos deja la esperanza de ver una cinta con más movimiento.

En definitiva, una carismática pareja sostiene un entretenido film. El Spider-Man de Webb sigue siendo un producto más práctico y menos aparatoso que otros (véase El Hombre de acero), pero los enemigos son olvidados en favor de avanzar en la trama, y francamente, me quedo con hambre de acción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s