60 años de Vacaciones en Roma

annex-hepburn-audrey-roman-holiday_05

En los tiempos que corren, Hollywood solo piensa en hacer caja con segundas partes o con películas que pese a deslumbrar visualmente, tienen un argumento muy pobre. Menos mal que siempre podemos retroceder a la época dorada del cine y ver como se “contaban” maravillas como esta. Y digo “contaban” porque “Vacaciones en Roma” es más que una película, es un cuento de hadas.

Un cuento protagonizado por Audrey Hepburn y Gregory Peck. Ella, se encontraba ante el primer papel protagonista de su carrera. Y él, fue elegido tras rechazar el personaje Cary Grant. El productor y el director no podía ser otro que un genio llamado William Wyler, que por aquel entonces ya tenía dos Oscar en sus vitrinas y que dejó en manos de Dalton Trumbo la dificil y peligrosa tarea de elaborar la historia. Y era peligrosa porque Dalton se encontraba en la lista negra del senador McCarthy (aquella en la que también estaba nuestro querido Charles Chaplin) lo que le obligó a trabajar bajo el nombre de Ian McLellan Hunter. Cuatro décadas después se volvió a editar la cinta ya con el nombre de Dalton Trumbo en los créditos. Y hablando de créditos, les cuento como anécdota que la productora quería que Gregory Peck encabezará en solitario los créditos, pero este se negó porque estaba seguro que Audrey Hepburn sería una estrella en poco tiempo. El bueno de Peck, acertó de lleno. “Vacaciones en Roma” supuso numerosos premios para la actriz (Oscar incluído) y la catapultó a la fama mundial.

Y tras estos datos, les doy una pequeña pincelada del argumento del film. Si no la han visto, no se preocupen por los detalles que cuento. Es tan fuerte la magia que tiene la película que esos detalles les cautivarán para siempre como nos ha pasado a todos.

898294_SQ1X6C8MGYCHOS8R4WZDVBYCI24V8W_vacaciones-en-roma-1953-2_H105518_L

Aparece en escena una princesa, una preciosa princesa cansada de una vida sin emociones. Recorriendo el mundo con actos oficiales, saludando a personalidades, atendiendo a la prensa, siempre diciendo los mismos discursos y poniendo buena cara. Cansada de esa vida, una noche huye en busca de unas horas de diversión. Y aquí comienza la que podriamos denominar la comedia perfecta”.

Tras escapar se queda dormida en un banco. Aparece un periodista al que su conciencia no le permite dejarla allí sola. Tras vagos intentos porque regrese a su hogar, no le queda más remedio que llevarsela a su apartamento. Todo un caballero. A la mañana siguiente al acudir a la redacción descubre quién es ella y decide realizar a escondidas un reportaje a cambio de 5000$ de su jefe. El caballero empezaba a no serlo.

Ella se despierta y decide dar un paseo. Él la sigue. Lo primero que hace es cortarse el pelo. Asistimos a uno de los mejores momentos del film, y es que pocas mujeres pueden estar tan guapas con el pelo corto como Audrey Hepburn. Bellísima escena, vemos como su sonrisa cambia y nos deslumbra, una escena que logra hacerse un hueco en mi memoria.

Tras encontrarse de nuevo, ambos y con la compañía de un fotógrafo amigo suyo deciden dar una vuelta por Roma, hacer cosas que ella nunca podía hacer. Cosas como tomarse un cafe en una terraza, visitar monumentos o como llega a decir “mirar escaparates”, ¿quizás el de Tiffany’s con un croissant en la boca? jajaja. Todo forma parte del plan para realizarle las fotos. Por la noche acuden a un baile, allí el Servicio Secreto Real la descubre y ambos huyen. En la huida caen al agua y….

Y aquí me paro. ¿qué ocurre en el agua? ¿se publicarán las fotos? ¿será o no será un caballero el periodista? ¿volverá la princesa a palacio? Tendréis que descubrirlo vosotros mismos. Este cuento hay que verlo, nadie puede contarlo.

No voy a hablar de las actuaciones porque no hace falta. No las hay. Lo hacían de forma tan natural que todo fluía como si de la vida real se tratara. Eran perfectos. Como también lo es el final, el que debía ser, elegante y bonito, el que hace que este cuento sea una leyenda.

Vacaciones-roma2--644x392

Lo mejor:

– La belleza y elegancia de Audrey Hepburn. Sus ojos, su corte de pelo, su cinturita de avispa y su preciosa e irreverente sonrisa de niña la hacen eterna.

– La comedia perfecta: Bonita, elegante y con divertidas escenas (mención especial a la del diván o el paseo en Vespa).

– Si no han estado en Roma, la película les servirá de guía de viajes.

Lo Peor:

– Ya saben, después de las vacaciones viene la vuelta al trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s