Superman vuela bajo

A decir verdad, no tenía mucho entusiasmo por la película. A pesar de estar producida por Cristopher Nolan y dirigida por Zack Snyder, el cuál me maravilló en “Watchmen”, no tenía buen palpito con ella. Hollywood lleva años empeñada en rehacer las franquicias de superhéroes y me imaginaba en gran medida lo que iba a ver. Sabía que el espectáculo estaba asegurado, pero había que ver cómo y por cuanto tiempo.

La película arranca bien, me gusta como cuenta el inicio de la historia. Los flashbacks de la infancia de Clark aparecen un poco a destiempo pero la sensación narrativa es buena. La primera parte del desarrollo y el encuentro con Lois (véase la parte de la nieve) también funciona de manera satisfactoria. La primera hora capta mi atención, digamos que quedo satisfecho en la transformación de Clark a Superman.

Los problemas vienen luego. Lo que en un principio resulta espectacular termina siendo monótono y agotador. Las escenas de acción son buenas, realmente frenéticas (a veces tanto que cuesta seguirlas) y muy bien realizadas. Qué menos en un presupuesto que se ha ido hasta los $225.000.000. Pero Nolan abusa de ello. Da la sensación de que tiene que justificar la inversión a base de batallas, explosiones y destrucciones de edificios. No necesariamente más acción significa más entretenimiento y si encima la acción es repetitiva, el espectador pierde interés.

No es mala, pero tampoco es lo que debería ser. No esperaba la magia y el encanto que tiene la versión de 1978, pero con ese presupuesto, ese casting y ese personaje, hay que exigir bastante más. Henry Cavill no tiene el carisma de Christopher Reeve pero debuta de manera más que aceptable. No deslumbra, salvo a ellas cuando enseña músculo, pero aprueba. Amy Adams se muestra menos sugerente, y aunque tampoco cuenta con la simpatía que desprendía Margot Kidder, podemos decir que también pasa el corte. Quizás es Michael Shannon el que destaque un poco más, pero la verdad es que nadie del reparto deja huella.

MAN OF STEEL

Nolan vuelve a cometer algunos de los mismo errores que en la tercera entrega de “El Caballero Oscuro”. Es un espectáculo tan grande que se come a si mismo. En mi opinión la fórmula empieza a agotarse. Hay que enfocar estas películas de otra manera. Son películas diferentes, pero tanto “El Caballero Oscuro”, “Ironman”, “Kick Ass” o “The Amazing Spiderman” me dejaron un grato sabor de boca, algo que no consigue “El Hombre de Acero“.

El marketing tan brutal y viral que tienen estas películas se vale para pagar la producción, pero no siempre para satisfacer al espectador. Un grave problema que acusa el cine moderno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s