Un lugar en el sol: Y todo por no usar preservativo…

Supongo que más de uno de vosotros alguna vez ha estado con una chica estando enamorado de otra. Eso es lo que le pasa a Montgomery Clift en esta película. Desde el primer momento en que ve a Elizabeth Taylor se enamora de ella. ¿Y quién no lo hubiera hecho?.

Por entonces, la Taylor tenía 19 añitos y su famoso lunar destacaba como nunca en su hermoso rostro. No sé si fue el magnífico golpe con el taco de billar, pero desde ese preciso instante ella también se vuelve loca por él. Una chiquilla, que propio de su edad, vivía la vida deprisa y aprovechando el momento. Maravillosa la escena descorchando el champagne. El desparpajo y la hermosa voz de Elizabeth en el “It´s me mama” nos descubren rapidamente su personalidad. Era propio de George Stevens mostrar el carácter de los personajes de una manera muy sutil. Esa sutileza queda patente de nuevo en las dos llamadas seguidas que hace el protagonista. La entonación de la voz en cada una de ellas ya nos hace presagiar lo que siente y lo que puede pasar. Son pequeños detalles de una gran dirección.

A-Place-in-the-Sun-classic-movies-6058107-1600-1075

Se desata entonces la doble vida y el debate moral de que hacer. Por un lado, tu novia, a la que aprecias, posiblemente llegaste a querer pero con la que no te sientes dichoso en la vida. En el otro, a la mujer a la que realmente amas, la única que te hace saborear la felicidad. La única capaz de llevarte a un lugar cercano al sol.

Yo, y muchos de vosotros -y vosotras- entedemos a Montgomery. Cuando el amor de tu vida se cruza en tu camino no puedes perderlo. Y si esa persona brilla como Liv Taylor en traje de baño harás lo que haga falta. La secuencia en el lago -al más estilo Monsieur Verdoux- representa de manera espeluznante como la obsesión y la locura pueden apoderarse de un hombre.

Notable película -de ritmo lento- que abre un debate moral, ético e incluso legal. Llegar a sentir pena y comprensión por los 3 afectados es inevitable. Dónde en un principio parece haber un culpable, a la vez tenemos una víctima y nuestros sentimientos se contraponen. No hay que buscar culpables humanos, fue el destino, la mala suerte, los impulsos naturales de una juventud a la que no puedes reprimir.

Descubran como no usar un preservativo puede truncar 4 vidas.

7,5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s