“A las 16:00 en el Ritz”

En París hay 7.000 hoteles, 220.000 habitaciones, y algunas noches, en 40.000 de ellas se produce una infidelidad. Pero sólo en una, concretamente la Suite numero 14 del Hotel Ritz, se centra esta hermosa historia.

La joven y curiosa Ariane se enamora de Frank Flannagan. Frank es un playboy millonario, un seductor, un mujeriego en toda regla, un hombre que no tiene reparos en hablar así del amor:

Aquel que ama y a la fuga se da, vive para amar un día más

Todo un peligro para una chica tan susceptible y joven como Ariane. Sin embargo, el comportamiento tan misterioso y la actitud tan pretenciosa de Ariane hacen que Flannagan sienta intriga y celos.

Ariane+-+Gary+Cooper,+Audrey+Hepburn

Sólo un director podía hacer algo así.

“Una vez me preguntaron: ¿Es importante que un director sepa escribir? Respondí: no, pero sí es útil que sepa leer”.

Eso decía Billy Wilder. Quizás tuviera razón, pero tengo muy claro que esta película (y la mayoría de Billy) es grande por su guión. Los diálogos son insuperables. Ingeniosos, alocados, divertidos e incluso en ocasiones sentimentalmente profundos y reflexivos. La primera hora de la película es un auténtico regocijo para el espectador.

Para troncharse de risa las escenas de “perra mala” o la de los gitanos tocando “Fascination” mientras juegan con el carro de la bebida. No podía faltar la reseña a Hitler (recordemos que Wilder tenía ascendencía judía) jugando con el nombre de “Adolph“. Destacar también lo bien que se conectan los personajes y las situaciones. En fin, por todos los sitios vemos la inconfundible estampa “Wilderiana”.

En el debe hay que decir que tiene 20 minutos un poco sosos pero se compensa con un final que ha quedado guardado en los anales del romanticismo. Los últimos minutos son apoteósicos. El amor. ¡La tierna pasión, el dulce veneno!

Una comedia irresistible. Relegada injustamente a un segundo plano en la filmografía del director. Se suele hablar de sus Obras Maestras. Es cierto que esta no lo es. Ariane es una película muy buena pero decir “muy buena” tratándose de Wilder es decir mucho, pero que mucho, mucho, mucho.

8/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s