“El viaje ha sido largo pero Denzel ha logrado aterrizar”

Desde su enorme actuación en “American Gangster” Denzel Washington nos había dejado correctas actuaciones porque es uno esos actores que cumplen siempre. Sin embargo eran películas de calidad media o pasable. Tanto él como nosotros necesitábamos interpretaciones de este calibre.

Lo primero que hay que destacar son los primeros 25 minutos. Soberbia escena del accidente, hecha con mucha profesionalidad en todos sus aspectos. La cámara esta en los lugares correctos transmitiendo mucho nerviosismo. Y el reparto perfecto, las azafatas con la angustia propia de una situación así y el piloto, tenso pero manteniendo el tipo, hablando con el control y tomando las decisiones oportunas. Zemeckis logra mucho realismo (aunque se flipa volteando el avión) en la situación.

Después comienza una película distinta. Whip (Denzel) es todo un héroe para la gente, su pericia en los mandos ha logrado salvar muchas vidas. Queda claro que ha sido un fallo mecánico pero debe afrontar una investigación sobre lo que pasó en las horas previas al accidente y en la mañana del mismo. Nos encontramos con la mítica figura del antihéroe. El director logra que nos identificamos con Whip ya que su talento ha conseguido salvar muchas vidas, pero a la vez hace que no respetemos su actitud a la hora de enfrentarse a la situación debido a sus problemas con el alcohol y las drogas o el distanciamiento con su familia.

Tras unos minutos la película baja en intensidad, Zemeckis dedica demasiado tiempo a la lucha que mantiene el personaje contra si mismo. La fuerte personalidad del personaje tenía que quedar recalcada pero se pierde en el metraje. La historia con la chica esta metida con calzador. Señores de Hollywood: “No tiene porque salir en todas las películas una chica guapa”. Las reseñas religiosas tambien chirrían un poco. Sin duda, en esta parte sobran 15 o 20 minutos.

163941

Por suerte, en la parte final consigue remontar el vuelo gracias al humor de John Goodman y al talento de Denzel. El primero hace un pequeño y gran papel (ya van dos este año) de camello. Resulta bastante simpático y se marca un escenon en el hotel con su “Estoy en la lista” y sus trapicheos. Denzel en los minutos finales logra una interpretación sincera, auténtica y tremendamente creíble. En apenas 10 minutos consigue una transformación de antihéroe a héroe de gran calado.

Siendo breve, irregular película sostenida por el talento de su gran actor. Un notable y tenso comienzo, un final muy honorable, pero se pierde en el desarrollo.

6,5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s