Vayan a verla DJA! (la D es muda)

Lo bueno que tiene ir a ver una película de Tarantino es que sabes lo que te vas a encontrar.  Podrá gustarte más o menos, la compararás probablemente con algunas de sus otras películas pero salir decepcionado es prácticamente imposible.

Y con “Django Desencadenado” pasa eso. Tarantino sigue fiel a su fórmula, esa que tantos éxitos le ha dado desde “Reservoir Dogs”. Ya han pasado más de 20 años desde que dejará al público y a la crítica estupefactos con aquel sanguinario thriller y su peculiar montaje.

Quentin en las 2 horas y casi 40 minutos que dura el film nos deleita con su guión. Es muy buen director, es un aceptable actor pero sobre todo es un excelente escritor. De los pocos que todavía puede seguir sorprendiendo y mantenerte pegado a la pantalla a base de diálogos. Ingeniosos, divertidos y con mucho sentido. Esta vez se lleva la palma el lenguaje culto de Christoph Waltz y el toque paleto de Jamie Foxx.

A sus detractores les parecen largos o aburridos, los fans en cambio disfrutamos de esa verborrea. Sirva como ejemplo la escena de los sacos. Es verdad que no viene a cuento, no aporta nada a la historia, pero ya te tiene durante 5 minutos enganchado a la pantalla. Ya es capaz de sacarte unas cuantas carcajas y pasar a la colección de sus grandes escenas.

Otro factor donde siempre acierta es en el reparto. Tal fue el éxito de Christoph Waltz en “Malditos Bastardos” que no le quedaba más remedio que repetir. Y una vez más se sale, me gustaría verla en V.O. para apreciar bien su lenguaje culto pero no cabe duda que borda su papel. Jamie Foxx es el amo de la función, todo gira en torno a él y pasa el examen con nota. Otro papel que habría que evaluar mejor en la V.O. pero su presencia (sobre todo a caballo) deja muy buena sensación. Samuel L. Jackson ni se comenta, una vez más fantástico, “¿Qué es ese negro montao a caballo?” jajaja. Hasta Spike Lee se reiría.

https://i2.wp.com/blogs.elnortedecastilla.es/encartelera/files/2012/12/django-desencadenado_63596.jpg

Pero si tengo que quedarme con uno, ese sería Leonardo Di Caprio. Impresionante de verdad; me ha fascinado. Aquí no hace falta irse a la versión original. Su cuerpo y su rostro hablan. Cuantos más le iba viendo en pantalla, más me gustaba. Es un escándalo ver como cambia su manera de actuar según el personaje con el que que hable o la situación en la que se encuentre. La historia de la calavera resume lo que quiero decir. La Academia este año no ha dado ni una, se merecía SÍ o SÍ una nominación.  Por lo visto, alguno no le perdona que saliera en “Titanic”.

La B.S.O. una vez más, buenísima. Muy variada, con potencia y sonando cuando tiene que sonar. Acabará en el coche en forma de CD.

El trabajo con la cámara está muy cuidado. Primeros planos, panorámicos, a cámara lenta, jugando con la luz y los reflejos, buenas escenas a caballo o los míticos planos a los pies de Tarantino. Variedad y calidad. Todo esto ayuda mucho para que la fotografía de Robert Richardson destaque en el film, como todo western requiere.

Los dólares de los Weinstein completan una buena ambientación a base de vestuario, decorados, explosiones y numerosos tiroteos. Sí amigos, sangre hay, para dar, tomar y regalar.

Sin embargo, la película tiene dos fallos. Uno, que en 2009 se hizo “Malditos Bastardos”. Tarantino sigue esa línea y en algunos factores se nota. La historia tiene ciertos parecidos y algunas situaciones resultan muy familiares, digamos que le falta algo de frescura en la parte final. Y dos, que le sobran minutos, no se hace pesada en absoluto, pero se podían haber acortado algunas escenas (el traslado a Candyland por ejemplo). Quizás seamos muy exigentes, pero se le exige a quien se puede y Tarantino es uno de ellos. Eso si, no dejan de ser pequeños detalles, ojalá viéramos todos los meses películas de esta calidad.

En definitiva, una gran película. Tarantino sigue en forma, su talento con las palabras, su humor, su violencia y su gran trabajo con los actores hacen de Django una notable película y un sangriento espectáculo. Es, junto a “Zero Dark Thirty”, la mejor película del año. Ahora que los académicos hagan lo que les dé la gana.

8/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s